martes, 7 de abril de 2015

Prólogo de Simeado


¡Hola, bloguer@s! Ya casi ni os acordaréis de mí. Hace la tira de meses que no escribo. Pero he necesitado tiempo. Tiempo para estabilizarme. Para cerciorarme de que estaba bien y de que podía seguir escribiendo como antes. Porque sinceramente, no sé si lo habréis notado en algunas de mi entradas, me gusta expresar mis sentimientos, pero pienso que demasiado pesimismo no le daría la chispa a mi blog (aunque esto no quiero decir que de vez en cuando tenga que subir alguna entrada triste. Sigo siendo humana). Así que aquí me tenéis de nuevo, y de regreso de nuevo a las clases (o a nuestro infierno, mejor dicho). Aunque seamos positivos... ¡¡Solo quedan 2 meses para el verano!!
Espero que hayáis pasando una buena Semana Santa y sin más, os dejo con el prólogo de "Simeado".Espero que lo disfrutéis:


Prólogo
Camina lentamente por el pasillo. Me quedo mirando sin saber que hacer. Suspiro mientras me pego a mi taquilla. ¿Quién diría que el amor llamaría a mi puerta sin tener las llaves de ese preciado tesoro? ¿Y quién diría que ese amor fuera prohibido y que, yo, tan supuestamente segura de mí misma, me enamoraría de la persona que según dicen no me corresponde? 

Cada vez este sentimiento se hace más fuerte. No creo que pueda aguantar tanto tiempo. La quiero mucho pero no creo que ella se de cuenta. Al principio quise negarlo pero no es tan fácil ocultarlo. A veces me pregunto, ¿cómo he llegado a este punto, a esta situación? Pensé que después de todo el amor no me correspondía, pero ella cambió mi visión de ver las cosas. Con su infantil sonrisa, con su tierna mirada, ella y solo ella empezó a entrar en mi mundo y a convertirse en él. Esa chica, pequeña y sencilla, de mejillas sonrosadas, cambió mi amargura en dulzura; mi oscuridad, en claridad. A veces me pregunto el porqué de mi enamoramiento, el porqué de mi dolor. Ocultar todo lo que siento. Pero nada de eso importa ahora. Bueno, sí que importa. De hecho, tiene una gran importancia. Empezó a tenerla cuando nuestras manos se encontraron y nuestras miradas se encontraron, sin saber el secreto perdido de mi amada y el mío, que unidos, separaban mundos inescrutables, sendas prohibidas, un amor clandestino y una batalla. Pero como en toda historia, comenzaré por el principio. Un principio que no debió verse precipitado por un fin insospechado....



1 comentario:

  1. Hola :)
    ¿Quién ha dicho que nos hemos olvidado de ti? (Por lo menos yo).
    Te he echado mucho de menos por blogger, y por fin después de largo tiempo, vuelves.
    ¡Bienvenida!
    Mi opinión sobre el prólogo:
    Las palabras, idea, expresiones...¡Todo esta genial! No está genial es lo siguiente.
    Me he quedado con las ganas de seguir leyendo más...
    Espero con ansias y en ascuas el próximo capítulo preciosa!
    Me alegro de que te hayas recuperado, ya sabes que siempre me encontrarás allí.
    Besos
    Alexa

    ResponderEliminar

Hola, muchas gracias por tu visita ;)
Deja tu comentario, tus opiniones y críticas son importantes para mí
Puedes dejar el link de tu blog si lo deseas, yo me pasaré encantada
Los comentarios que contengan spam o comentarios ofensivos serán eliminados.