martes, 8 de abril de 2014

Amor con los días


      Amor con los días


La amo. La quiero. En los pocos días que llevamos como pareja, me has hecho volar con tus cartas. Es la flor que necesitaba. No os lo he contado. En clase, cuando nadie miraba, pusimos nuestras mochilas en la mesa y me entregó una flor con una carta. La flor era roja y olía muy bien. También había un pequeño corazón, que directamente, puse en el estuche. Así que cada vez que cojo el estuche, me ilusiono. Bueno, aparte de que Roni está a mi lado. La espera en el hospital se hace intensa, dolorosa. Pero el hecho de pensar en ella  se me hace más fácil sobrellevarlo. Me hace sonreír. Jamás pensé que me iba a pasar algo así. Tenga lo que tenga, quiero que no olvide que la quiero  y que si fuera por mí, le escribiría todos los mensajes del mundo. Realmente, no pensaba que fuese así. Pero es muy tierna. Me hace muy feliz. Bien. A gusto. No sé donde llegará nuestra relación. Tengo miedo de que pase algo, de que no la pueda volver a ver. Amo sus ojos, su pelo, sus labios en los míos, su carisma, sus guiños, sus flores… Nunca me había sentido como cuando estoy cerca de Roni. Es un amor. Ella me comprende. Me entiende. Me ayuda. Ella me levanta. Ella me mueve. Abrazos, amor, deseos… Sólo me falta decir que la quiero. Muchísimo. Y sí, yo también estoy loca. Loca de amor. Estamos saliendo juntas. No me puedo creer todo este amor, cariño y afecto que siente por mí. Su amor me da fuerzas para seguir. Quiero quedar todos los días que puedo. Sé que no nos vamos a hacer dependientes una de la otra, porque ambas somos chicas fuertes e independientes. Siento su dolor pasado. De verdad que quiero hacerla muy feliz y quiero que sonría, con todas las letras, a ser posible. Quiero viajar con Roni a cualquier parte, a cualquier lugar.
Estoy esperando en la consulta. Me aburro un montón. Tengo unas ganas de llamarla y oír su voz…. Así las horas no serían tan eternas y no lo pasaría tan mal. El dolor sería menor y mis ganas de felicidad, mayor. La echo de menos. Necesito una foto de ella. Hoy me ha llamado princesa. Eso me agrada. Igual que su flor roja, sus notas y el pequeño corazón.

Mañana no voy al instituto. Lo he pasado mal, pero finalmente he salido. Por fin. A las doce de la noche. Ya no puedo llamarla. Ya estará durmiendo. No la voy a molestar…


Hoy he soñado con ella. Estábamos cogidas de la mano y que caminábamos juntas. Ahora me encuentro mucho mejor. Me encantar leer su carta y oler la flor que me regaló. Porque yo también pienso en Roni….

2 comentarios:

  1. Pero bueno corazón!
    Escribes genial!
    La entrada me ha encantado!!
    Espero la próxima con ansiedad :)
    Mil besos :P

    ResponderEliminar

Hola, muchas gracias por tu visita ;)
Deja tu comentario, tus opiniones y críticas son importantes para mí
Puedes dejar el link de tu blog si lo deseas, yo me pasaré encantada
Los comentarios que contengan spam o comentarios ofensivos serán eliminados.